Compartir

Transparentes por convicción

Marzo: mes del Buen Gobierno en EXECyL

 

Como ya os adelantábamos la semana pasada, Francisco Hevia Obras, Consejero de empresas familiares, Director Senior en Llorente & Cuenca y embajador de Honest Strategy, nos ha hecho llegar su aportación a los meses temáticos de EXECyL en forma de artículos de opinión.

Después de su primera publicación titulada «Prima de confianza», llega esta segunda. En esta ocasión Francisco aborda el concepto de transparencia, como una herramienta más a la hora de impulsar la gestión ética y responsable por parte de las organizaciones.

¡Echa un vistazo!

 

Transparentes por convicción

 

Con la entrada en vigor de la nueva Directiva europea de divulgación de información no financiera, en las compañías se da un paso al frente en el ámbito de la comunicación de las prácticas de Responsabilidad Social Corporativa. Si antes era un ejercicio de transparencia voluntario, pasa a ser un aspecto regulado que nos exige reportar información relativa, por un lado, al impacto medioambiental y social derivado del desarrollo de nuestra actividad y, por otro, a las políticas concretas de diversidad, derechos humanos y contra la corrupción y el soborno, entre otros aspectos.

 

Aunque el proyecto exime a pequeñas y medianas empresas de la obligación de informar, la normativa abre un nuevo camino. Se constituye como una importante guía para todas aquellas compañías comprometidas con el buen hacer y la transparencia, ya que aporta un sistema normalizado que facilita la convergencia en el modelo de reporting no financiero.

 

Igualmente, supone un impulso para la puesta en marcha de políticas de Responsabilidad Corporativa. Aunque no de manera normativa, empuja al desempeño de la actividad empresarial desde la perspectiva más ética y responsable posible. Esto allana el camino hacia el cada vez más presente y deseado cambio de paradigma por el que la gestión ética y responsable deja de ser un ente aislado y se constituye en piedra angular para el desarrollo del negocio. Viramos hacia un modelo que apuesta con fuerza por el “ser”, para proceder después al “contar”.

 

No podemos olvidar que el reporting no financiero ha sido siempre fundamental en el ejercicio comunicativo de las compañías españolas, a través de la publicación de informes de sostenibilidad o de responsabilidad social empresarial. No obstante, la comunicación no financiera ha experimentado un importante desarrollo en las dos últimas décadas, hasta conseguir la incorporación de la responsabilidad social en la gestión empresarial.

 

Este reporte traduce en cifras el compromiso con la sociedad, dado que ya no basta con dar cuenta del balance de resultados o de la eficiencia productiva. El diálogo con los diferentes grupos de interés –consumidores, clientes, empleados, proveedores, ciudadanos y accionistas– es un pilar básico para el desarrollo del negocio. En este escenario, la transparencia es el mejor aval de la excelencia y garantía del buen hacer en el compromiso por el cuidado del entorno en el que cada compañía desarrolla su actividad. Cada uno de los agentes sociales implicados ha exigido siempre, y cada vez con más fuerza, conocer de primera mano las implicaciones que el quehacer de las compañías tiene sobre el conjunto de la sociedad.

 

Dicho compromiso, junto a la experiencia acumulada, hace que, para muchas empresas, dar respuesta al nuevo requerimiento de información no haya supuesto un inicio desde cero, sino un proceso de adaptación de los sistemas de reporting a las directrices comunitarias.

 

No cabe duda de que cada organización tiene que ser plenamente consciente de que la excelencia y la responsabilidad en la gestión traspasan cada vez más el ámbito de la gestión responsable. Estas prácticas se erigen como una acción implícita de las propias compañías y deben ser reportadas al resto de la sociedad de la forma más fiable y transparente posible. Queda en nuestras manos abogar por integrar esa responsabilidad empresarial en el todo del negocio y, posteriormente, dar a conocer a todos los grupos de interés las actividades que nos facilitan llevarla a cabo.