El liderazgo innovador por Francisco Menéndez – DGH

Febrero, mes del Liderazgo en EXECyL

 

Hoy, dentro de la iniciativa de los meses temáticos, tenemos el placer de contar con la experiencia de Francisco Menéndez, director general de DGH.

Francisco fue uno de los ponentes de la jornada 8 ideas para triunfar en 2019 celebrada el pasado 7 de febrero por nuestros amigos de Castilla y León Económica y en ella, compartió su firme creencia en que sólo hay una fuente permanente de ventaja competitiva para las organizaciones: la creatividad e innovación.

Y, para activar esta fuente, es impresncindible que el estilo de liderazgo esté orientado a la innovación y que, por tanto, sea, a su vez, un liderazgo innovador.

De esto nos habla precísamente a continuación, sigue leyendo…

 

EL LIDERAZGO INNOVADOR

 

INNOVACIÓN

Hay muchas definiciones de innovación, pero podemos aceptar como representativa la propuesta por la Fundación COTEC para la Innovación:


“Innovación es todo cambio, tecnológico o no, basado en conocimiento, científico o no,

que genera valor, no sólo económico. ” – Fundación COTEC


 

LIDERAZGO

Otro tanto ocurre con la palabra liderazgo, de la que existen muchas acepciones y enfoques dependiendo de los autores, si bien todas tienen en común el definirla como la capacidad de una persona para inspirar a otras y hacer que éstas la sigan hacia un destino u objetivo común, que se expresa, habitualmente, a través de la visión de la organización.

Es fundamental entender que el liderazgo implica, en cualquier caso, que se produzca desarrollo personal y profesional del equipo liderado.

 Y sólo se puede hacer progresar al equipo si uno mismo está dispuesto a progresar…


La “función” de un líder, del nivel que sea, es ayudar a sus subordinados a ir

más allá de sus sueños…, lo cual lleva casi automáticamente a “todo lo demás”,

como los clientes, accionistas y comunidades satisfechas.” – Tom Peters


 

NUESTRA VISIÓN Y NUESTRAS INICIATIVAS CLAVE

La visión DGH está incrustada en nuestra propia marca, ya que es el acrónimo de “Dejemos Grandes Huellas”.

Y para convertir esta visión en realidad era necesario poner el foco en la creatividad e innovación como elementos clave de nuestra ventaja competitiva.

Para lograrlo, era imprescindible, además, que nuestras personas se orientasen a un liderazgo innovador que permitiese dinamizar a toda la organización, por lo que decidimos lanzar, en 2013, nuestra iniciativa estratégica DGH Innova.

 

DGH INNOVA

Esta iniciativa de liderazgo está transformando a toda nuestra organización desde hace cinco años, en un proceso que continuará y que se irá intensificando de manera permanente.

Los elementos clave de la iniciativa son, entre otros, los siguientes:

  • Declaración de la visión de cambio e innovación.
  • Liderazgo de la alta dirección orientado al fomento, apoyo e impulso a la creatividad e innovación en todos los productos, servicios y procesos.
  • El equipo directivo demuestra su capacidad de innovar en sus áreas funcionales y en su estilo de liderazgo.
  • Despliegue de este liderazgo al resto de líderes relevantes en las distintas áreas funcionales.
  • Activación más intensa de parte de los valores DGH: audacia, creatividad, innovación y trabajo en equipo.
  • Formación en técnicas de creatividad e innovación a personas de todas las áreas funcionales. Proyectos piloto. Concursos de ideas.
  • Inclusión de estos valores, a todos los niveles, y de los resultados conseguidos, como aspectos a revisar en la evaluación anual de desempeño.

 

LIDERAZGO INNOVADOR

No puede orientar a una organización hacia la creatividad e innovación si el estilo de liderar a las personas sigue siendo el mismo que se venía practicando habitualmente.

Es imprescindible demostrar con el ejemplo que todas las facetas de nuestro trabajo diario deben ser revisadas y que hemos de abandonar nuestra zona de confort para entrar en las zonas de mejora, evolución y revolución; y ello incluye, también, el estilo de liderazgo. Es un proceso más de innovación: modificar la forma de liderar a nuestras personas.

Por tanto, se trata de un proceso de cambio en el que todos los líderes relevantes de la organización se ven involucrados, con el objetivo puesto en la generación de valor para todos los grupos de interés.

 

SE TRATA DE UN PROCESO DE CAMBIO ESTRATÉGICO

Como en todo proceso de cambio – máxime teniendo en cuenta que implica salir de la zona de confort – habrá personas que disfrutarán con los nuevos retos y se convertirán en apóstoles o discípulos, personas que permanecerán indiferentes, otras que se convertirán en opositoras y otras que ejercerán la resistencia sin dar la cara.

La misión fundamental de los líderes consistirá, por tanto, en persuadir de las ventajas del cambio, eliminar miedos, romper jerarquías, por un lado, y, por otro, en identificar a aquellas personas que no están dispuestas a asumir los nuevos retos, a fin de evitar que puedan contagiar a los demás con actitudes negativas o tóxicas.

Este liderazgo innovador tiene que estar orientado, como dice Tom Peters, al desarrollo de las personas que comparten la visión de la organización: con esta perspectiva los cambios llegan, empezando por los del propio equipo directivo.

Eso sí, en cualquier caso, hay que tener claro que no es un proceso rápido: exige, paciencia, perseveran-cia, ilusión y mucha pasión.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.