Compartir

Aquona: resiliencia y transformación digital para garantizar el servicio de agua

Octubre, mes de la gestión del talento en 2020

    ¿Quién nos iba a decir que nos enfrentaríamos a una situación tan compleja (y exigente)? Una etapa, la de los últimos meses (y los venideros) en la que la gestión del talento está suponiendo un gran reto para todas las empresas. Y es por ello, que hemos dedicado nuestra actividad del mes de octubre a trabajar, visibilizar y compartir experiencias acerca de esta cuestión, bien a través de las distintas jornadas celebradas, bien a través de la iniciativa de los meses temáticos.

    Gracias a esta última, nuestro patrono Aquona nos cuenta a continuación cómo ha adaptado toda su gestión operativa para proteger la salud de los trabajadores y poder seguir ofreciendo un servicio de calidad en Castilla y León. Durante la pandemia, la empresa ha acelerado su propia transformación digital en la atención al cliente y en las nuevas formas de trabajar. ¡No te lo pierdas!

     

    Resiliencia y transformación digital para garantizar el servicio de agua

      Aquona, especializada en la preservación de recursos medioambientales que gestiona los servicios de abastecimiento, saneamiento y depuración en ciudades y municipios castellanoleoneses, ha desplegado una estrategia de gestión frente al covid-19 que le ha permitido ofrecer un servicio de calidad, además de dar un salto cualitativo vinculado a la digitalización en la atención al cliente.

      Antes de declararse el estado de alarma y a medida que avanzaba la incidencia del covid-19 en España, la compañía optó por anticiparse y comenzar a adoptar medidas preventivas con un doble objetivo: garantizar servicios esenciales como el abastecimiento, el saneamiento y la depuración de aguas y proteger la salud de sus trabajadores y clientes. De esta manera, Aquona puso en marcha el modelo de ‘operación adaptada’ que comprendía una serie de medidas como la creación de equipos independientes de trabajo, tanto para el personal de plantas de tratamiento de agua como para aquél que se centra en el mantenimiento de redes de suministro y saneamiento, dado que las características de estas labores requerían presencialidad e imposibilitaban el teletrabajo. Así mismo, se paralizó la actividad de las personas mayores de 60 años o perteneciente a grupos de riesgo y se reforzaron aún más las medidas de higiene y prevención en instalaciones.

      Este modelo de operación adaptada contó con una segunda fase que se aplicó a instalaciones de tratamiento de agua que la compañía considera esenciales por el volumen de habitantes a los que abastecen. De esta forma, las estaciones de tratamiento de agua potable (ETAPs) de Palencia, Ponferrada y León, está última gestionada por Aguas de León, sociedad mixta participada por Aquona, pasaron a modo ‘presencia permanente’; es decir:  el personal, organizado en turnos de una o dos personas, permanecía confinado en las plantas, con el propósito de reducir el riesgo de contagio y garantizar así el funcionamiento de las instalaciones, y, en consecuencia, el abastecimiento a los ciudadanos. Durante el turno que los trabajadores permanecían aislados, se alojaban en autocaravanas ubicadas en las plantas y la empresa les suministraba comida y todos los productos necesarios para el día a día. En el turno de descanso, los empleados guardaron una serie de medidas preventivas en casa, para garantizar la ausencia de contacto con el exterior. Y, ante esta situación excepcional, la respuesta de todos los trabajadores fue excelente, demostrando “un enorme compromiso con el servicio que prestamos durante los momentos más complicados del estado de alarma”.

       

       

      En cuanto a las oficinas, la empresa procedió al cierre de todas ellas, apostando por el teletrabajo y promoviendo una transformación digital de su modelo de atención al cliente, reforzando los canales no presenciales de atención y habilitando nuevos sistemas como la centralita virtual que han hecho posible que Aquona siga dando respuesta a los vecinos de Castilla y León con la misma cercanía y profesionalidad de siempre.

       

      Época de pandemia, época de aprendizaje

        Aquona destaca tres puntos importantes en cuanto a aprendizajes adquiridos durante la pandemia y el momento que estamos viviendo. En primer lugar, la necesidad de continuar trabajando en soluciones que ayuden a mitigar el cambio climático ya que el covid-19 nos ha enseñado que “la salud de las personas está ligada con la salud del planeta”, afirman.

        En segundo lugar, se ha multiplicado la resiliencia y la innovación digital de la empresa y de todas las personas que la integran. Aquona ha acelerado su transformación digital, dando un salto cualitativo en la calidad del servicio y avanzando hacia unas nuevas formas de trabajar más flexibles que favorecen la autonomía y minimizan desplazamientos.

        Por último, “el relevante papel de las empresas de Castilla y León en defensa del interés general en los momentos más difíciles de esta pandemia”.  El tejido empresarial tiene que “seguir liderando el compromiso social y la recuperación económica de nuestra comunidad en los próximos años”.