Compartir

7 consejos para asumir con éxito la dirección de un equipo de trabajo

Julio: mes de la Gestión de Equipos en EXECyL

 

Hoy dedicamos la entrada de nuestro mes temático a una cuestión que se produce de forma cotidiana en el día a día de cualquier organización: El cambio de mando intermedio en equipos de trabajo ya formados.

Todo cambio de dirección, sea del nivel que sea, necesita un largo y continuo proceso de adaptación del líder al equipo, y viceversa, puesto que los roles y las situaciones son totalmente dinámicas y cambiantes. Sin duda, en el momento de ensamblaje se van a producir tensiones en el grupo. 

La capacidad para manejar y tratar con el equipo y las personas clave de la organización es lo que va a determinar el éxito del nuevo jefe… ¡No te pierdas estos consejos!

 

 

Como ya hemos dicho, liderar un equipo de trabajo con cierta antigüedad requiere de un largo periodo de adaptación y mucha mano izquierda. La llegada de un nuevo jefe supone un gran reto tanto para él mismo como para el resto de sus colaboradores. Por ello, para entrar con buen pie y lograr un aterrizaje suave en el nuevo puesto, los expertos recomiendan tomar algunas precauciones:

  • Estudia 
a tu equipo previamente. Antes de encontrarte con tu nuevo equipo intenta averiguar quiénes son sus componentes, sus objetivos y sus progresos. Estas aportaciones iniciales te serán muy útiles para crear una corriente de simpatía desde los primeros días, aunque debes confiar en tu propio juicio una vez que te hayas hecho cargo del equipo.

  • No te precipites con la toma de decisiones importantes. 
El ritmo de los cambios dependerá de la gravedad de los problemas que debas afrontar. Como norma general, los expertos recomiendan recopilar toda la información posible para conocer bien la realidad de la empresa y a los colaboradores antes de realizar cambios importantes. Una vez que hayas sido aceptado, comprenderán tu estilo de dirección y se mostrarán más dispuestos a secundar tus cambios.

  • Hazte amigo de los líderes informales. En todos los equipos hay personas que van a influir de forma decisiva sobre la autoridad del propio jefe, ya que éstas controlan e influyen en los demás trabajadores. En algunos casos, pueden llegar a tener incluso más poder que su jefe (especialmente cuando éste se acaba de incorporar). Intenta identificar a los más resistentes para atraerlos a tus objetivos y convertirlos en aliados.

  • Muestra respeto por la etapa 
anterior. 
Tómate un tiempo para averiguar lo que ha hecho antes tu equipo y deja claro que en el pasado también se han realizado cosas importantes. Aunque finalmente lo cambies todo, si alabas los éxitos anteriores aumentará tu credibilidad a la hora de fijar tus nuevos objetivos.

  • Conoce a tus colaboradores. Las entrevistas personales son un buen método para conseguir el respeto de tus colaboradores y recibir información relevante acerca de las tareas individuales de cada uno, del proyecto general, si están a favor de algún cambio y por qué… Pide que te indiquen también las cosas que funcionan bien, para que no tengan la impresión de que quieres romper con estructuras que son eficaces. Intenta conquistarlos emocionalmente, en el fondo: muchos de tus subordinados te darán un voto de confianza y querrán que todo marche bien.

  • Comienza por resolver problemas sencillos. Demuéstrales que hablas en serio cuando afirmas que quieres introducir mejoras y que tomas en cuenta sus opiniones, resolviendo los problemas más corrientes que afectan a tu equipo.

  • Organiza una primera reunión de grupo. Una vez recopilada la información necesaria, organiza una reunión con todo el grupo de trabajo. Habla de los buenos resultados de etapas anteriores, de los problemas que han ido surgiendo, y que debe afrontar el grupo en la actualidad, y de los cambios que quieres introducir. Explica con precisión estos cambios y los motivos por los que se hacen (un cambio de estrategia, una situación de crisis…).