Compartir

EXECyL aboga por la transparencia, dando más voz a los empleados ante los retos de la Covid-19

El día 15 de septiembre reunimos a una veintena de profesionales de la Comunicación pertenecientes al entorno de la Fundación para abordar la comunicación interna como eje esencial de la estrategia empresarial y la gestión del tándem información-emoción.

Con esta nueva jornada en formato virtual hemos abordado los retos que ha supuesto la comunicación interna para las empresas en estos momentos de Covid-19, donde ha quedado patente que la digitalización de la comunicación es esencial, la transparencia es obligatoria y dar voz a la plantilla una necesidad que hace que los trabajadores se impliquen y se sientan valorados. Un tema muy demandado por las empresas que forman parte de la Fundación por la relevancia que la comunicación interna ha adquirido en los últimos años dentro del plan estratégico de las empresas y que, a raíz de la pandemia, se hace más necesario que nunca para afrontar los nuevos desafíos.

De la mano del director de Desarrollo Organizativo de ASTI, Rubén Martínez; la directora de Recursos Humanos-División Sedes de Pascual, Fátima Charro; y el director de Comunicación de Iberaval, José María Sánchez, hemos conocido qué se ha hecho en estas empresas, cómo han vivido la situación, cómo han comunicado y el impacto que ha supuesto entre sus equipos.

El encuentro, moderado por nuestra presidenta, Teresa Cetulio, experta además en comunicación interna, ha servido para constatar que las empresas que ya contaban con un plan de comunicación interna han sido más ágiles no sólo para comunicar, sino también para la rápida adopción de decisiones y su traslación eficiente a los empleados mediante los canales ya abiertos o a través de nuevos cauces de conocimiento compartido. Así, la mayor flexibilidad, la transparencia, la capacidad de informar y la gestión de las emociones han estado patentes durante la pandemia, un tiempo complejo en el que prima garantizar la seguridad de los equipos en las empresas y exponer igualmente las razones que llevan a las compañías a solicitar ERTEs u otras decisiones que en ningún caso han sido fáciles para salvaguardar la sostenibilidad de los negocios.


 

El valor de la digitalización

    La jornada ha puesto de manifiesto también el valor de la digitalización, que se ha convertido en el gran aliado a través de las múltiples herramientas tecnológicas existentes en el mercado y que permiten reunir a decenas e, incluso, cientos de trabajadores, de manera virtual e informarles, en todo momento, de lo que estaba sucediendo en su empresa.

    Asimismo, también se ha expuesto la preocupación por el equilibrio entre la información y la emoción, sabiendo que el trabajador es el referente central, hasta el punto de que hay empresas que han puesto en marcha equipos de asistencia psicológica. Otra reflexión compartida durante el encuentro, y que se ha visto como una herramienta necesaria, es la involucración de los líderes de las empresas para hacer llegar el mensaje adecuado al conjunto de la organización, abordando incluso la comunicación de forma individualizada.

    Finalmente, y pese a la pandemia y el duro trabajo que han supuesto estos meses para las empresas, todas han coincidido en que hay que aprovechar estar situación para salir reforzados, priorizando la comunicación interna sobre la externa, acercando a los directores generales a los trabajadores, incrementado la periodicidad de acciones y fomentando la empatía.

     

    Desde aquí, nuestro más sincero agradecimiento tanto a los tres ponentes como todas aquellas empresas que pudieron acompañarnos o mostraron interés por la jornada: Asti, Benteler, BilliB, BSJ, Duonex, Eficil, El Norte de Castilla, everis, Fundación Intras, Grupo CFI, Grupo Entrepinares, Grupo Tecopy, Iberaval, Michelin, Ortocyl, Pascual, Pharmadus, RBH Global, Sáenz Suministros Industriales, SilverStorm, Sublim Comunicación, Tressis, Área de Empleo de la Universidad de Valladolid y Vital Innova.